miércoles, noviembre 28, 2007

S.J.

Luis Carlos Restrepo es médico de la Nacional, loco como todos los psiquiatras, pero anoche vi la profunda impronta que dejaron en él sus tiempos en la Javeriana. Qué forma tan jesuítica de sacar los trapos del proceso al sol sin agraviar a Chávez. Incluso quedó pareciendo que nada se ha roto y la situación lo que dejó fue nuevos avances. No así de mefistofélica fue la retórica de ciertos parlamentarios, quienes se dejaron llevar a cuestionar la disparatada reforma que se vota este fin de semana, desacertada y riesgosa, pero asunto interno de los vecinos. Sobre reelecciones indefinidas, basta ver la incertidumbre que genera un antetítulo ambiguo:



En el .com ya no aparecía igual.

martes, noviembre 27, 2007

Diagnóstico

Eso es gota y le dio por comerse tanto gol.

Secuencia

El plan B se hace antes, cuando la crisis se ha desatado se llama ¡miren a ver qué trabajadoras sexuales* hacen!.
Definitivamente tal para cual, uno hasta dispuesto a respaldarlo en este lance con Chávez y salen con esto.
* Political Correctness Certified

sábado, noviembre 24, 2007

¡Ah, caray, no sabía!

Hace unos años leí un inquietante relato de Alfredo Iriarte sobre una aristocrática cachaca venida a menos. La cosa terminaba en barrio con la misma descripción de Chapinero. La historia de los barrios con casonas, de familias prestantes y chirriadas, transfigurados en entornos menos pomposos, me ha inquietado de tiempo atrás. Alguna vez pernocté en uno de los rincones más sórdidos del Santafé, cerca a la 19 con Caracas, en un lugar que parecía el fuerte en territorio apache. En medio de un entorno de esos que invitan a entrar con algún objeto contundente disponible entre el bolsillo se erguía, digno, un edificio sin asomo de descuido y - ya conocido por dentro - provisto de una arquitectura muy agradable, de hecho no olía a vetusto. Por supuesto la decadencia era patente, las que no habían sido demolidas o reacondicionadas con fines 'residenciales", decaían en su abandono. El cuadro de la de León de Greiff, por ejemplo, resulta inolvidable para quienes caminamos zonas así en cierta época.
La peregrinación hacia el norte, la decadencia económica de quienes se quedaron, y la causas que sean, se fueron tragando los barrios desde el centro. Teusaquillo ha sido por mucho tiempo el híbrido de sus distintas vidas. Familias de antes todavía instaladas, funerarias, abortaderos, ONGs, sedes de campañas políticas, el parque de la 34 (sede alterna de las peleas de a la salida nos vemos del Camilo, cuando sapeaban y el prefecto de disciplina se parqueaba en el Parque Nacional) la nueva moda de la remodelación 'loft', las oscuras sedes de la Dimayor y la Difútbol, la sucursal del Señor de los Milagros el fallecido Cream Helado, el parque de los sardineles onduladitos, la Academia de Ciencias Exactas, sociedades ocultas, las cinco esquinas de Tekcien, ya me metí en La Soledad,...


Ver mapa más grande

(tarea: ¿quién es el man de la estatua?)
Hoy comentan en El Tiempo que la localidad de Teusaquillo tiene una notable presencia de pobres vergonzantes. En años recientes el movimiento de finca raíz sugería desvalorización de predios. En algunos casos se notaba la influencia de los albergues de reinsertados ("mira, es que hay cuadras por las que no puede pasar una niña de colegio"). En fin, desconcertante, ala.

jueves, noviembre 22, 2007

Ya hay fecha

Celebré el anuncio hace unos meses y me complace que ya está agendado en el Senado el debate convocado por Gustavo Petro a la farcopolítica. Será el 4 de diciembre, no me lo pienso perder.

lunes, noviembre 19, 2007

Sano, mono, no me raye

Me entero de la amenaza a la seguridad ciudadana que entran a representar los miembros de las fuerzas del orden... de los primates, por cuenta de la destrucción de sus bosques. La inquietante imagen evoca la ficción de Pierre Boulle, por cuenta de otra familia. Las pandillas de neodescamisados, intocables por motivaciones metempsicóticas, robando, abofeteando e induciendo al clavado suicida; la marginalidad pentadáctila insurrecta; todo eso da vértigo. No son tan chusmeros nuestros arborícolas del Magdalena Medio; allí el orden que manda es de otro tono. Más al norte las únicas marimondas que llaman la atención cantan goles o despiden la precuaresma. Respecto a los de la India, quién sabe qué medidas se les puedan ocurrir a los funcionarios. Uno de aquí, fijo les remite un oficio donde los invita a generar una cultura y a un montón de genéricos antecedidos de la muletilla "es un poco [insertar entelequia, opcionalmente en forma de verbo infinitivo]", como en las plantillas de los jueces de paz y de familia, el vecino les manda una misión y les regala unos bolos (pero, pensándolo bien, de pronto aturdiéndolos con whisky se los puede llevar a otro lado, si hay para dónde).
En fin, la vida empuja y sin modales. Chernóbil hoy es territorio salvaje con todo y su cadena trófica cargada de veneno radiactivo, los osos de anteojos se escabullen de cazadores y censos, en tierras más bajas, donde uno que es cuadriculado no imaginaría ver a un otavaleño vendiendo sacos y bufandas (pero por allá parchan, para esos ciudadanos del mundo no hay Chimichagua ni El Bagre que no pinte como mercado). En una de esas, la vida sigue.

viernes, noviembre 16, 2007

Por sus trompas los conoceréis

Aquí se reportó y quedó constancia (solo que eltiempo.com quitó la nota, pero pronto vendrá el facsímil de la impresa), de la opinión de Leonardo Rodríguez. Hoy se anuncia que ha sido elegido al Académico Leonardo Rodríguez, con los siguientes guarismos:

Fórmulas de Pregrado

0 Voto en Blanco
3575
1 MIYER STICH PEREZ CORREDOR
LUIS DANIEL JIMENEZ CALDERON
2550
2 FREDY LEONARDO RODRIGUEZ GONZALEZ
CARLOS MAURICIO TORO HERRERA
4727
Total: 10852

Potencial Electoral: 43077 votantes

O sea que participó el 25.2%; esto es, la castidad creció desde mayo. Es más, el 89% de la comunidad habilitada para votar no expresó aprobación por el candidato seleccionado no a dedo, sino tal vez con otra parte del cuerpo peor reputada. También quedó, ante el Superior, Diego Marín, otro de los apologistas de los bloqueos de mayo, cuando no era estudiante activo pero sí era funcionario profesional de su aparato político. Por él se pronunció favorablemente el 12.8% del potencial. En su momento también descalificó la consulta para reanudar clases por minoritaria su participación. Por supuesto para el uno y para el otro sí es legítimo llegar a esos cargos con votaciones tan pobres, pues están en juego las metas de sus grupos en materia de figuración y acceso a viajes (con tiquete aéreo y viáticos superiores a los de los estudiantes en salida de campo) para producir documentos como este.
Me tomé el cuidado de verificar posibles casos de homonimato, pues se encuentran vinculados a la Universidad 25 Leonardos Rodríguez, pero en los últimos tres semestres solo había uno en cargo de representación estudiantil y el acta de los viajeros lo incluye. Este es uno de tantos pasajes que muestran que poner a hablar a la abstención es ventriloquía. Sobra decir que el casto de la declaración a El Tiempo no va a renunciar por la ilegitimidad de su elección y tampoco lo hará el peregrino, pero qué divertido poncharlos en la mentira.

jueves, noviembre 08, 2007

Apología

En la página de la presidencia publican este comunicado:

Comunicado

1. El Gobierno Nacional rechaza las afirmaciones del Presidente de la Corte Suprema de Justicia contra las Fuerzas Militares de Colombia.

2. Es falso que el ataque terrorista del M-19 y de sus socios del narcotráfico al Palacio de Justicia, en 1985, sea comparable, ética y jurídicamente, con el esfuerzo de los militares por defender y liberar a los rehenes. Los primeros cometían un crimen de lesa humanidad; los oficiales y soldados cumplían con sus obligaciones constitucionales y legales.

3. Describir la acción de las Fuerzas Armadas en defensa de la institucionalidad como ilegal y violatoria de derechos fundamentales, es herir la dignidad de todo el Estado colombiano.

4. El Gobierno aconseja la mayor prudencia para que se evite el prejuzgamiento y la estigmatización colectiva de todos los participantes en una acción institucional para restablecer el orden, sin perjuicio de que se persiga individualmente a los autores de acciones irregulares o ilegales.

Bogotá, noviembre 7 de 2007


Lo firma Carlos Holguín Sardi, Ministro del Interior y de Justicia.

Hace dos noches se transmitió en el canal institucional el video que acompañó la presentación del informe final de la llamada comisión de la verdad acerca de los hechos del Palacio de Justicia en 1985. Algunos comentaristas de las noticias asociadas a este informe en espacios como eltiempo.com recurrieron a viejas expresiones de igual tono, calificando de refrito, retaliación, ultraje contra la dignidad institucional y otras frases semejantes.

Cuando pasó lo del Palacio yo tenía once años. No era un adulto inconsciente pero tampoco un niño despistado, veía noticieros y hacía preguntas, leía prensa y comenzaba a ampliar mi visión del mundo más allá de la familia y el sistema escolar. Difícilmente quedará por fuera de ese cuadro que me pintaba entonces la imagen del oficial de caballería dando a entender que su fuego no contemplaba la protección de los rehenes y que era tan intenso porque también le disparaban y él se sentía amenazado por ello dentro de su vehículo blindado. Debo reconocer que demoré un par de años más para concebir un cuadro más amplio en materia de responsabilidades, porque de alguna manera la antipatía contra la irremediable brutalidad de los de uniforme venía no solo de un ambiente ideológico de época sino de vivencias concretas, de batidas abusivas que presencié, de las rechiflas barriales y colegiales a 'las feas' (la PM),... Pero claro, el detonante práctico de ese espectáculo fue la delirante toma, realizada a pesar de estar quemada y tal cual como en el plan interceptado, preñada de suposiciones imbéciles acerca de la disposición de los contrarios y - ya no lo descarto - atada a propósitos nada solemnes.

A esta altura del tiempo y a mis ancho actual de cintura y extensión de mi frente, tengo muy claro lo que representa que la institucionalidad afronte por fin los vacíos dejados en un caso como este. Se trata de deudas de decencia y credibilidad. El comportamiento de los responsables de la recuperación del edificio fue un espectáculo público más desacralizador que el de ver al jurado de tesis en piyama, lo poquito que se vio fue impresentable y la legalidad no puede posar de tal si ni siquiera se pronuncia. Por supuesto mentes inmaduras pasan por las conclusiones del informe soslayando el hecho notorio de que atribuye la primera responsabilidad al M19 y las comentan como si no hubiera tal alusión. Por ahí derecho pasan por alto que desaparecer personas es un delito gravísimo.

El comunicado de Holguín va a otro nivel. Aunque contesta a declaraciones del Presidente de la Corte de Suprema de Justicia, sus juicios acerca del caso chocan con el esfuerzo de empresas como la comisión. Desde que Uribe fusionó el Ministerio del Interior y el de Justicia, confundiendo las funciones de apología del gobierno con temas jurídicos más delicados (aunque el escudero inequívocamente es José Obdulio), la seriedad debida al tema de la justicia sufrió muchísimo. El exgobernador de la 'tierra de las oportunidades' juega con temas que sobrepasan su probidad y su talento. Primero rechaza, actitud eminentemente política pero de poco tacto jurídico. Luego cantinflea: "Es falso que [...] sea comparable [...]"; a continuación compara. Carente de la capacidad de abstracción de su jefe induce que las afirmaciones sobre la acción específica de la retoma se refieren en general a la acción. Finalmente pasa por alto una de las más graves faltas que llevó esta situación a donde está: la persecución individual de los "autores de acciones irregulares o ilegales" fue inhibida desde el principio con la manipulación de la escena por fuera del control de jueces de instrucción, cuando la institucionalidad toda desatendió tareas específicas para dar con la suerte de los desaparecidos y para establecer causas y circunstancias ciertas de la muerte de rehenes y guerrilleros capturados vivos.

La jaez del comunicado, con acento al tipo de apología del delito, deja también el sabor de que es una de esas salidas de las cuales se puede bajar el titular de la presidencia a según avancen las consecuencias.