miércoles, octubre 31, 2007

domingo, octubre 28, 2007

Ya metí el dedo

Acabo de volver de Corferias. La lluvia tenía medio diezmados a los promotores de candidaturas y recibí pocos volantes y no acepté dulces. De vuelta salí también por el Gran América para buscar la estación de Transmilenio del thentroadminiistrativoo diistrital y había unos taxistas con publicidad del número 11 de un partido con una letra volteada ofreciendo taxi gratis a Corferias "sin compromiso". Accedí sin dificultades ni demoras a la mesa que me correspondía y voté. Para alcalde en blanco, después de respirar hondo y pensar por última vez si le llevaba la contraria a Uribe. Para Concejo voté en negro, por un líder de las negritudes docentes a quien conozco y respeto (particularmente lo respaldo en su contradicción con el funcionario que le cortó la cara recientemente), ojalá quede.
A Ati, le castigo el engaño de la edad en la versión anterior. Le reconozco, eso sí, que ha preparado debates interesantes sobre el agua, lástima que solo valorados por consideraciones académicas, puesto que la política es otra cosa. Como posiblemente queda, estaré atento por lo menos por el contenido. La afluencia no me pareció copiosa y supongo que los aparatos interesados en las JAL han hecho lo suyo para que el protagonismo de la jornada no esté allá donde votamos los que no hemos inscrito la cédula. A propósito, vivo cerca a un punto triple de frontera entre localidades y siento que debería haber una especie de circunscripción de frontera o algo así, porque siento que la que me toca no atiende todo lo que me toca, por limitantes de jurisdicción, además de los intrínsecos de la figura.
Vamos a ver qué pasa. Con todo y que no me gusta Moreno, sería divertida una derrota para las insinuaciones de quien no solo compraría sino compró votos al por mayor con ofrecimientos tarifarios de gas en la costa, no cuestiona el apoyo que le dan personajes sub judice como Londoño, e insiste en que su gobierno es el primero que persigue a los paramilitares (que yo sepa, Barco fue el que los ilegalizó y denunció), quién sabe si por la presunta muerte de Carlos Castaño.

jueves, octubre 25, 2007

La artillería séptica

No es novedad ni motivo de sorpresa, pero el apremio de la jornada electoral del domingo y el crudo panorama que presentan las encuestas han hecho que vuelvan a salir a flote las más hondas expresiones de miseria política de los dueños de la ciudad. Me tiene sin cuidado el good will del señorito heredero de la Anapo y ya he dicho que mi voto no es para él. Pero no me gusta que la agenda sucia de emergencia o cualquiera otra de índole electoral se meta en mi correo electrónico como Spam. A esos mensajes que me viven ofreciendo tener un gran Ricardo simplemente los soslayo por motivaciones estadísticas. Pero que me perciban como mercado objetivo de cretinadas como la que envió una supuesta cuenta enrique.penalosa@jucastro.com es algo que ofende mi ego y mi inteligencia. Ya las alusiones a un libro que dice por allá en lo más recóndito que parece, que por ahí como que dijeron que de pronto (y lo dice hace varios meses y casualmente sale ahora) son merecedoras de la más lastimera de las lástimas.
Lo más patético de esa guerra sucia y desesperada es que se hace inútilmente. Los peñalosistas deberían saber que no tienen esperanza de sonsacarle votos a Moreno, que deben es buscar los propios. Ya el resto es sectarismo, pues no veo por qué Samu el [insertar adjetivo desobligante] tenga menos derecho a rebuznar sin pensar antes que el que tenga un ministro del despacho.
Finalmente, la raspa está de luto. Recuerdo que alguna vez un mechudo preparaba un homenaje a Andrés Caicedo (que era un mam biem irreverente, me entendés) transcribiendo la proclama aquella de que "no se trata de sufrir me tocó en esta vida sino de agúzate que te están velando". A mí, que me tocó escuchar RR y BC cantar "arrepiéntete que te están velando" y el Etude Révolutionaire del "sonido bestial" como fondo de un 'padrenuestro', me quedó claro que a la vuelta de tantos años Los Hispanos prevalecieron y el socarrón tono de Aicardi sonaba entonces más provocador y alternativo. En fin, un luctuoso "juey, juey, juey" y un rítmico "scsss, scsss, scsss" a su memoria.

martes, octubre 23, 2007

Más política

Llevo años sin ver con regularidad la televisión nacional, en parte por adicción a internet, en parte por aburrimiento. Prefiero ver un conteo de VH1 a aguantarme un debate del Congreso o concederle a algún badulaque de esos de los noticieros que me está informando, a pesar de su ignorancia.
Anoche vi CM&, con Yamid Amat quejándose de una tutela y luego con la noticia de Samuel Moreno y su pelada de cobre. La verdad, el incidente difícilmente cambia mi intención de voto, pues de antes no me mataba la propuesta del Polo ni las movidas políticas que se han hecho en la administración distrital a propósito de estas elecciones. Peñalosa nunca me ha caído bien y me divierte el frenesí que viven sus copartidarios ante la adversidad de las encuestas. Vinasco parece ser el menos fingido de todos pero es quien es. Y los otros dos pueden o no tener algo rescatable, pero - como dijo el gran ex columnista de El Espacio y director de CM& - no tienen posibilidades.
Al Concejo sí lo pensaré. Ya pasé por dejarme convencer a última hora (como cualquier incauto cursiconciente embufandado de gafas redondas, mochila maloliente a palosanto con patchoulí podrido, con el bolsillo lleno de programaciones de cineclubes de pornoarte y que a toda leve frustración del perverso eros la llama trauma) de reivindicar a la indiamenta de la Sierra y a su representante femenina, Ati Quigua, votando por la hijuemadre al Concejo; para que saliera con que no tenía la edad y su gran proyecto era cambiarle de nombre a la Avenida Jiménez por Huayna Cápac o Toro Sentado o quién sabe qué. Maj nunca (como se dice en la Nevada) vuelvo a hacer algo así. Esta vez voy por un macho, patguiagcal, occidental, rolo (vale enruanado), que no use manillas y no joda con la nomenclatura.
Bueno, como habrá política sé que las noches del fin de semana estarán medio jartas y posiblemente pase mucho tiempo bajo techo y vuelva a ver televisión. Me imagino que la pifia de anteanoche seguirá sonando y de eso tratarán los debates. Con razón Uribe no iba a esas vainas.

miércoles, octubre 17, 2007

Germán Espinosa

Se fue el destacado escritor colombiano Germán Espinosa, poseedor de un manuscrito de León de Greiff, cuyo facsímil muchas veces quisiera tener colgado en mis dominios. Detalle anodino que sin embargo me resulta difícil no recordar cuando escucho citar a este nuevo difunto.

jueves, octubre 11, 2007

Agenda

Caminaba hoy por el campus antes de anunciarse el desalojo y noté que los tropeleros de hoy traían a cuento también la imagen de Jaime Pardo Leal (además de la sigla inversa de la camiseta de la URSS y la dichosa efigie del militar que justificaba el reclutamiento a la fuerza de esclavos negros con la frase "no hay mejor manera de alcanzar la libertad que luchar por ella"). Sí, veinte años atrás fue asesinado el dirigente político de la Unión Patriótica, titular entonces del récord electoral de una tercera fuerza aspirante a la presidencia. La batalla campal que siguió a su entierro estuvo a punto de tornarse en un nuevo Bogotazo, reprimido por la providencia climatológica con chorros de agua.
De alguna manera tiene que ser loable que lo mencionen en medio de tanto olvido. Evidentemente las banderas de la UP que ondearon en su parada previa, al lado de la sigla del partido seudoclandestino y el 'movimiento' llamado a quemarse para inducir la clandestinidad del anterior; constituyen una declaración de insistencia en el reencauchado mito fundacional de la violencia fariana. El genocidio contra las expresiones no armadas se vuelve el certificado que autoriza a reeditar y escalar los desmanes. En varias paredes de la Universidad se transcribieron nombres de asesinados antiguos y recientes que justifican la perpetuidad de la insurrección. Un viejo recurso retórico de voceros de expresiones cercanas al PC, cuando eran increpados como 'mamertos' (moderados) por otras tendencias, era inventariar los muertos de su club, como prueba de consecuencia y entrega, con más derecho a llamarse 'mamuertos'. La muerte se sigue invocando como generadora de razón y acierto. Más allá del: "If you live each day as if it was your last, someday you'll most certainly be right" viene el: "tenía razón porque lo mataron".
Dos posturas lacónicas alternas a esa necrosublimación. Álvaro Leyva: "Si me matan no les vuelvo a hablar"; Eduardo Umaña Mendoza: "En este país si a uno no lo matan por algo terminan matándolo por nada". Hace unos años (1995) una gente pintaba una efigie de José Martí (con un efecto de perspectiva que les quedó como la greña canosa de Einstein) celebrando cien años del pensamiento martiano; yo les pregunté si fue que el tipo empezó a pensar después de muerto. Claro, los muertos no solo no muerden sino que no cambian de opinión ni rectifican a sus exégetas. Más de la mitad de las arrugas que tenía Darwin cuando viejito se las sacó desmintiendo a los darwinistas, Marx no comulgó con los marxistas y con seguridad - si le hubieran dado juego para escoger - Jesucristo no hubiera sido cristiano.
En fin, una empresa de muerte y sacrificio, que utiliza las propias pérdidas como fuente de legitimación y excusa, impone unas reglas de juego cargadas a favor de su arbitrariedad. Las falencias normales en mercadeo por parte de los responsables de la institucionalidad de la protesta afloraron esta semana como la fatalidad ya lo había dictado. Tras semanas de no atender las señales de la política interna del país ni de hechos externos que bien valen campañas de denuncia y solidaridad (la represión en Birmania, las revelaciones sobre Irak); para echarse encima la consuetudinaria obligación del tropel (pleno de costos, nulo en beneficios) por responder a une efeméride trillada y a un cronograma proyectado desde antes (marchas campesinas). Cuando deberían estar dándose el festín del año con la papaya que ha dado el gobierno esta semana y las recientes, con el partido de la U y su 'novedosa' idea de la segunda reelección.
A propósito, este asunto de Tasmania es la clase de pifia gubernamental que lo hace sentir a uno asfixiado entre el par de monólogos simultáneos de quienes llaman uribistas a quienes critican a las Farc y quienes rotulan como de las Farc a quienes no reconocen la divinidad ni la inmaculada concepción de Uribe. Nada más el 'comandante Ternura' saliendo con vainas como esta:

Que sea un motivo para anotar que la alusión a Restrepo no aparece en la edición virtual de El Tiempo y que en la versión impresa real, la de papel que llega todos los días a mi humilde rancho, dice:
Restrepo explicó que en ese momento pensó como siquiatra y consideró que el comportamiento de 'René' era como de paranoico. Por eso, dijo, no le informó a Uribe.
El Tiempo, jueves 11 de octubre de 2007, página 1-4.

Para rematarla, la columna de Fernando Londoño no es inferior en estolidez a lo que se espera de él. Un rosario de incoherencias como ese no conmueve la inercia militante ni activa su cacumen. En fin. Por lo menos algo bueno, les dieron el nobel de física a los de la magnetoresistencia.

¡Santos Fallos!

Condenaron a Santofimio Botero. El dicho de Popeye ha prevalecido.

martes, octubre 09, 2007

Parábola del guerrillero erótico

En aquel tiempo Ernesto hallábase haciendo el trabajo voluntario, cuando un fotógrafo se le acercó y le pidió que posara para tirarle una foto. Entonces el comandante le dijo: "mejor quítate la camisa y - cuando terminemos - me tiras la foto".

jueves, octubre 04, 2007

Evacua, rubia

Y los que saben más de arquitectura opinarán e ilustrarán al respecto. Yo, personalmente, destacaré de Salmona su monumento al frío (Archivo Nacional) y las escalinatas con la plaquita de "Propiedad Privada" por donde se pasa de la Macarena al Planetario, allí donde fui víctima de empellones sorpresa de 'amigos' del colegio, donde un cretino me lanzó a una fuente mi mochila con mi amado libro de geometría, donde no nos dejaron permanecer una noche de concierto a quienes teníamos escriturado el paradero de los del Camilo que esperábamos la 128A y donde alguna vez charlamos de nada con 'Cabro'. Bueno, y la sede del próximo UN Robot.

Hecho en el planeta Tierra

Alguien cercano a mí escuchaba recientemente los reclamos de los profesores de sociales de un colegio contra los programas de estímulo a la formación técnica. En algún espasmo de vehemencia terminaban reivindicando el 'humanismo', como el valor sacrificado en tales proyectos. Mi fuente les disparó una pregunta: "¿profesores, ustedes conocen algo más humanista que una lavadora?". Está visto que los moluscos no andan componiendo lieders, pero tampoco publican en Nature ni leen Popular Mechanics, ni escriben libros (de hecho un título que parece introducir las memorias de un cefalópodo lo hizo una de nuestra especie).
Ese cliché casi fascista que algunos han fabulado acerca de las ciencias 'exactas' (incluso la exactitud se la fetichizan), presentándolas como grises, planas, maléficas y yermas en materia de experiencias hedónicas o estéticas; pisotea con su torpeza miríadas de grandes y pequeños bellos gestos y momentos esenciales de nuestra experiencia humana.
Se celebra el aniversario 50 del Sputnik, el primer satélite artificial y uno de los grandes protagonistas de la fascinante aventura global del Año Geofísico Internacional, antecedente clave de lo que en una época se llamó la Revolución de las Ciencias de la Tierra, secuencia de sucesos después de la cual perdimos la inocencia acerca de la estabilidad del fondo oceánico y su contorno, se emprendieron los primeros esfuerzos exitosos por establecer correlaciones y causalidad entre los fenómenos de la tierra sólida, la líquida y la gaseosa y se hicieron ambiciosas aproximaciones al modelo de planeta en toda su escala, algo así como volver a descubrir su redondez y su tamaño a los ojos de la geología, la geofísica, la oceanografía y la meteorología.
Cartografiar el fondo del océano, explorar la composición de la atmósfera cada vez más alto, estallar grandes cargas para conocer mejor el subsuelo profundo, desarrollar redes sismológicas globales y otras tareas centrales del gran proyecto cambiaron la forma de pensar de mucha gente e impactaron la cultura y la economía.
Y sucesos como el del Sputnik generaron también acontecimientos cargados de estética y de magia:

La noche del Sputnik

Señor Director:

Qué emocionante la nota de Sergei, hijo de Nikita Kruschev (30-09-07). Es increíble que en Rusia no tuviera importancia el lanzamiento del primer satélite, mientras que aquí, en Usaquén, mi mamá nos levantó a medianoche para ver pasar el Sputnik. Yo tenía 5 años. La noche estaba clarísima; el cielo, estrellado, y el frío encartonaba la pijama y congelaba los pies. Esperamos un largo rato mirando hacia arriba. Yo tiritaba. Mi mamá decidió que saliéramos al potrero del frente para que los eucaliptos no taparan la visibilidad. Esperamos y esperamos temblando entre el húmedo pastizal a que pasara el satélite iluminado, pero salió la luna y aclaró la noche.

"Con tanta claridad no lo vamos a poder ver", nos explicó mamá. "Pero los rusos van a pintar la luna de rojo. No toda, claro, pero sí un pedazo para mostrar que ellos llegaron antes que los gringos", dijo mientras nos besaba y nos daba las buenas noches. Esa noche no pude dormir pensando en ese 'esputnic' que le daba vueltas a la Tierra, redondo y con antenas como chuzos, igual al erizo que habíamos visto en la playa de Cartagena.

Alexandra Samper